19.jpg   La Cábala es la dimensión mística que subyace en el Judaísmo, el Cristianismo, y las Tradiciones Ocultas de Occidente. Así mismo, debido a que geográfica e históricamente sus raíces están en Oriente, comparte muchos vínculos con el Islamismo, el Budismo y el Taoísmo. 

   La Cábala es un cuerpo de conocimiento esotérico que ha sido transmitido de generación en generación a través de diferentes “Escuelas del Alma”. Forma un núcleo de enseñanzas personales que giran en torno a tres centros: los atributos de lo divino, la naturaleza del Universo y el destino del hombre. Intenta darnos pistas para que podamos encontrar las respuestas a las preguntas eternas: quiénes somos realmente, por qué estamos en la Tierra, y cual es nuestro destino y nuestra parte en el gran drama cósmico del que formamos parte.

   Esencialmente cábala significa “ser receptivo”, o recibir”.

   El conocimiento de la Cábala llega a nosotros por revelación, y periódicamente ha cambiado las formas en sus aspectos mitológico y metafísico para adaptarse a distintos contextos históricos, y a las necesidades espirituales y culturales de diferentes épocas y lugares.

   En el centro de la Cábala está el Árbol de la Vida, la imagen del equilibrio divino que refleja toda la existencia. Los cabalistas utilizan este principio para percibir la vida cotidiana.

   Debemos decir, de acuerdo con una norma fundamental de la Cábala, que lo que hoy exponemos aquí es la traducción de una comprensión viva, en la forma en que existe en el mundo de hoy.