7a  

   Hay tres aproximaciones iniciales a la Kabbalah, que corresponden al cuerpo, al corazón y a la mente, y son los métodos de la acción, la devoción y la contemplación. Aproximaciones literales, alegóricas y metafísicas a las tradiciones místicas.

  La acción utiliza rituales, ceremonias comunitarias y prácticas privadas. Cualquier tarea cotidiana se puede convertir en un acto que nos ayude a tomar consciencia dentro de la realidad física.

7   La devoción puede tomar múltiples formas, desde la oración al servicio. Cualquier cosa que tenga su origen en un deseo profundo de nuestro corazón, desde el Amor, y un profundo sentido de gratitud por todo lo que hemos recibido, por todo lo que es, y una actitud básica de estar disponible, un sí a la vida y al orden interno del Universo.

   La contemplación es la aproximación desde la mente. Es el uso de la inteligencia para penetrar y comprender el Universo en su nivel más profundo. Esta reflexión la podemos hacer sobre los últimos estadios del proceso de evolución cósmica, el destino final del espíritu, o el sentido de la actual situación y su lugar en el orden divino.

   Los tres métodos están presentes en el corazón de las principales tradiciones espirituales, puesto que todas ellas usan una forma de acción (rituales, danzas sagradas, taiji, yoga…), una forma de devoción, y todas ellas tienen un pensamiento filosófico, y prácticas para enfocar la mente. También forman parte del trabajo del estudiante de Cábala. Buscan elevar la conciencia más allá del cuerpo y de la mente, hacia las dimensiones más amplias en donde nosotros, como individuos y de manera colectiva, encajamos en el esquema cósmico.

 18a.jpg  El cuarto método, la percepción mística, solo llega como el primer estado de la experiencia real cabalística.

   La cábala nunca recomienda apartarnos de la vida. La vida es el teatro, y la Universidad de la Humanidad. Se aprende tanto del estudio y la lectura, de la práctica espiritual, como de los sucesos de la vida cotidiana.